En 1997 se cumplieron cuarenta años de la creación del Eternauta. Para festejarlo, Solano López decidió retomar su personaje más famoso. «Era el momento propicio para hacer una continuación -recuerda-. Pero al mismo tiempo no encontraba yo un argumento que me convenciera plenamente».
Una idea fija había tomado su cabeza, «hacer una historia como la que queríamos hacer con Héctor cuando terminara la primera parte».
Después de marchas y contramarchas, Solano López terminó inclinándose por la premisa de Pablo Maiztegui, uno de sus ayudantes gráficos desde hacía cuatro años. El cómic, titulado «El mundo arrepentido», apareció serializado entre el 8 de junio de 1997 y el 10 de mayo de 1998 en las páginas de Nueva, una revista de información general que acompaña la edición dominical de varios diarios de distintas provincias argentinas. Según Solano López, la aventura «es algo extravagante, porque Pablo tiene una tendencia a lo bizarro, a lo histriónico, le gustan los contrastes. Y le salió una historia medio mitológica, con seres extraños, entre humanos y toros, y en Marte».
En realidad, El mundo arrepentido es bastante más que una moderna fábula antropomórfica. Si bien el clima político de los relatos anteriores del Eternauta cede terreno ante el avance de las tierras paralelas y el cruce dimensional, el escenario de convulsión social que marca el enfrentamiento entre un opresor gobierno de facto y la resistencia reprimida por la fuerza tiránica del Estado, circunscribe al relato en la orwelliana tradición alegórica que tanto trabajara Oesterheld.

EL ETERNAUTA - EL MUNDO ARREPENTIDO

$350
EL ETERNAUTA - EL MUNDO ARREPENTIDO $350
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • La Comarca Comic Store Eva Perón 771, Local 1 -lunes a sábados por la mañana de 9.30 a 12.30 y por la tarde de 15 a 17.30

    Gratis

En 1997 se cumplieron cuarenta años de la creación del Eternauta. Para festejarlo, Solano López decidió retomar su personaje más famoso. «Era el momento propicio para hacer una continuación -recuerda-. Pero al mismo tiempo no encontraba yo un argumento que me convenciera plenamente».
Una idea fija había tomado su cabeza, «hacer una historia como la que queríamos hacer con Héctor cuando terminara la primera parte».
Después de marchas y contramarchas, Solano López terminó inclinándose por la premisa de Pablo Maiztegui, uno de sus ayudantes gráficos desde hacía cuatro años. El cómic, titulado «El mundo arrepentido», apareció serializado entre el 8 de junio de 1997 y el 10 de mayo de 1998 en las páginas de Nueva, una revista de información general que acompaña la edición dominical de varios diarios de distintas provincias argentinas. Según Solano López, la aventura «es algo extravagante, porque Pablo tiene una tendencia a lo bizarro, a lo histriónico, le gustan los contrastes. Y le salió una historia medio mitológica, con seres extraños, entre humanos y toros, y en Marte».
En realidad, El mundo arrepentido es bastante más que una moderna fábula antropomórfica. Si bien el clima político de los relatos anteriores del Eternauta cede terreno ante el avance de las tierras paralelas y el cruce dimensional, el escenario de convulsión social que marca el enfrentamiento entre un opresor gobierno de facto y la resistencia reprimida por la fuerza tiránica del Estado, circunscribe al relato en la orwelliana tradición alegórica que tanto trabajara Oesterheld.